Toma la palabra

Asociación Española para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH)

CIE de Aluche

En su opinión 37/2012, de 30 de agosto de 2012, trasladada a la AEDIDH en su calidad de organización querellante, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas consideró que la privación de libertad cautelar en el CIE de Aluche del Sr. D. Adnam el Hadj, inmigrante indocumentado de origen marroquí y solicitante de asilo en España, fue arbitraria y discriminatoria por razón del origen nacional y étnico de la víctima. En consecuencia, recomendó que el Gobierno repare proporcionalmente el daño causado a la víctima.

Además, el Grupo de Trabajo constató que la víctima había sido objeto de malos tratos de gravedad equivalente a la tortura mientras estuvo detenida en el CIE de Aluche. En particular, varios policías responsables de la custodia del CIE sacaron al Sr. El Hadj de su dormitorio por la fuerza en la noche del 7 de mayo de 2012 y lo condujeron a un lugar fuera del alcance de las cámaras de seguridad del CIE, donde —además de someterle a insultos de fuerte contenido racista y discriminatorio— le propinaron una severa paliza de la que resultó con serias heridas y contusiones que requirieron su tratamiento médico. Ordenado el traslado de la víctima a un hospital, la policía nacional, en un intento de encubrir los graves delitos de varios de sus agentes, lo trasladó el 8 de mayo de 2012 por la fuerza a Tarifa y desde allí fue expulsado a Marruecos sin permitirle el auxilio médico, jurídico y judicial al que la víctima tenía derecho. Leer más


Human Rights Watch

Cientos de miles de personas identificadas como individuos que usan drogas en China y todo el Sudeste Asiático están internadas sin el debido proceso en centros en los que pueden ser sometidas a formas de tortura y violencia física y sexual denominadas “tratamiento”, Human Rights Watch señaló en un documento informativo publicado hoy. Los donantes internacionales y los organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han apoyado y financiado centros de detención para personas que usan drogas que niegan sistemáticamente a los internos el derecho a un tratamiento eficaz para el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y la dependencia a las drogas, y han ignorado el trabajo forzoso y el maltrato.

Un interno se pone unos guantes para trabajar en un centro de Vietnam (HRW)

El documento de 23 páginas, “Torture in the Name of Treatment: Human Rights Abuses in Vietnam, China, Cambodia, and Lao PDR” (“Tortura denominada tratamiento: Abusos contra los derechos humanos en Vietnam, China, Camboya y la República Democrática Popular Lao”), resume la investigación con personas que estuvieron detenidas en Vietnam, China, Camboya y la República Democrática Popular Lao. Más de 350,000 personas identificadas como individuos que usan drogas están detenidas para ofrecerles “tratamiento” en estos países durante períodos de hasta cinco años. En muchos centros, las personas que usan drogas están internadas junto con personas sin hogar, con discapacidad psicológica y niños de la calle, y son obligadas a realizar ejercicios militares, repetir consignas y realizar trabajos “terapéuticos”. Leer más