Toma la palabra

Por Peio Aierbe. Mugak / SOS Racismo

El gobierno de Marruecos acaba de demostrar, por enésima vez, el amparo que presta a la violación sistemática de los derechos de las personas migrantes que se encuentran en su territorio.

En esta ocasión, el motivo ha sido el requerimiento del juez melillense Emilio Lamo de Espinosa para que sean identificados y llamados a declarar los miembros de los cuerpos de seguridad marroquíes que apalearon el pasado 18 de junio, en territorio español, a varias personas que trataban de salvar la valla, alguna de las cuales pudiera haber fallecido. El requerimiento responde a las diligencias abiertas a partir de la denuncia formulada por la Federación de SOS Racismo, Prodein y Andalucía Acoge, basada en un vídeo, publicado en Periodismo Humano,

Pues bien, el gobierno marroquí, en vez de colaborar con la justicia para aclarar los hechos, como es su deber, ha planteado un abierto desafío a las autoridades españolas para ver de “meter en cintura” a la judicatura española. Y lo hace por el viejo mecanismo del chantaje. Si no admitís que viole los derechos que haga falta para colaborar en el control de las fronteras, puedo abrir el grifo y dejar que lleguen a vuestras costas varios miles de migrantes.

Así las cosas, en sólo dos días, el 11 y 12 de agosto, 1.300 inmigrantes se hicieron a la mar, sin impedimento alguno, en un centenar de botes hinchables, corriendo un grave riesgo y alentando las imágenes mediáticas de “avalancha” e “invasión”. Una vez enviada la señal, las aguas vuelven a su cauce y las fuerzas de seguridad marroquíes a continuar su “contundente y eficaz” labor de controlar sus fronteras para que no salga nadie hacia territorio europeo.

Una vez más, las personas migrantes, utilizadas como moneda de cambio. Bien, para pedir más dinero a la UE, práctica frecuente de Marruecos y España, bien para exigir, como en esta ocasión, que se impida a los tribunales españoles impartir justicia.

Estamos ante una muestra más de que los gobiernos español y marroquí no tienen en cuenta la situación de necesidad y desamparo de las personas migrantes que transitan por Marruecos tratando de alcanzar la UE. Es hora de afrontar esta situación de manera diferente, tal y como hemos propuesto desde Migreurop en un reciente Manifiesto que será presentado el próximo mes en el Parlamento Europeo.

Y es hora también de que en el Parlamento español se exija la congelación del acuerdo de repatriación suscrito con el gobierno marroquí, dada la reiterada vulneración de los derechos de las personas migrantes, como muestran los últimos acontecimientos.

__________________________________________________________

Más información sobre deportaciones en Melilla en Periodismo Humano:

deportación ilegal asilo heridos  melilla prodein

España continua las deportaciones masivas e ilegales de solicitantes de asilo heridos

Editar Esto

14.08.2014 ·  · Prodein (Melilla)

A pesar de estar ya en territorio español, decenas de solicitantes de asilo malienses son deportados de forma masiva e ilegal, contraviniendo las leyes nacionales e internacionales, por guardias civiles españoles, quienes los entregan a fuerzas marroquíes tras cruzar las puertas de dos vallas en Melilla, según se observa en un vídeo de la ONG PRODEIN.

Leer más

paliza-melilla-2-2014-06-20-a-las-11.59.01

Guardias civiles y policías marroquíes investigados por paliza a inmigrante en territorio español

07.08.2014 · 

El Juzgado de 1ª de Instrucción de Melilla investiga la responsabilidad y comisión de delitos de policías marroquíes y guardias civiles durante un reciente salto a la valla a partir de un vídeo, publicado en Periodismo Humano, en el que se aprecia cómo fuerzas auxiliares marroquíes, dentro de territorio español, apalean a una persona inmigrante ante la pasividad de varios guardias civiles. La querella fue presentada por Andalucía Acoge, la Federación de SOS Racismo y P.R.O.D.E.I.N-Melilla.

Leer más
45.39

Menores solicitantes de asilo son deportados en Melilla, denuncia Prodein

29.07.2014 ·  · Prodein (Melilla)

La ONG Prodein denuncia que menores de edad malienses que intentan acceder a la frontera de Melilla para solicitar asilo son deportados ilegalmente por fuerzas policiales españolas y marroquíes.

Leer más
paliza melilla 2  2014-06-20 a la(s) 11.59.01

VÍDEO. Brutal apaleamiento de inmigrantes en territorio español

20.06.2014 ·  · Colectivo V

Por primera vez se puede ver en un vídeo como fuerzas marroquíes apalean a inmigrantes, esta vez en territorio español tras un intento de salto de la valla de Melilla. Decenas de inmigrantes fueron deportados ilegalmente por la guardia civil española y entregados a la policía marroquí que, como es habitual, los apaleó hasta quedar inermes. La ONG Prodein manifiesta que hay indicios creíbles de cuatro  muertos a consecuencia de estas palizas.

Leer más
Inmigrantes rociados con gases en valla Melilla

España usa gases, jeringuillas y porras para deportar ilegalmente a inmigrantes heridos y esposados

25.04.2014 ·  · Prodein

Con la bandera de España ondeando ya a su espalda tras haber pasado a territorio español en la valla de Melilla, medio centenar de migrantes y posibles solicitantes de asilo fueron deportados ilegalmente por la Guardia Civil y la Policía Nacional española y entregados al ejército marroquí a través de puertas de servicio, no habilitadas como paso fronterizo oficial. Al menos uno de ellos fue reducido a golpes y también, según algunos vecinos y miembros de la ONG PRODEIN, fue aparentemente inyectado con una jeringuilla, ya inmóvil fue deportado ilegalmente a territorio de Marruecos

Leer más
Militares marroquíes golpean a inmigratnes subsaharianos dentro de la valla de Melilla, territorio español. (Mikel Oibar)

Militares marroquíes armados entran en territorio español y deportan inmigrantes

31.03.2014 ·  · Prodein (Melilla) · Mikel Oibar

Por primera vez en la historia de Melilla el gobierno español consiente que militares marroquíes armados entren en Melilla, detengan a inmigrantes y los trasladen a territorio marroquí, donde fueron golpeados fuertemente.

Leer más

 

Un inmigrante se refugia en una cueva (HRW/Gianfranco Tripodo/contrasto/Redux)

HRW acusa a Marruecos y a España de abusos y palizas a inmigrantes

10.02.2014 ·  · HRW

Miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes habitualmente propinan golpizas, cometen diversos abusos e incluso, en algunas ocasiones, roban a migrantes originarios del África subsahariana en la región noreste del país, señaló Human Rights Watch en un informe divulgado hoy. Miembros de las fuerzas de seguridad españolas también aplican la fuerza excesiva cuando expulsan en forma sumaria a migrantes de Melilla, comprobó Human Rights Watch. España debería detener todas las deportaciones sumarias hacia Marruecos en la frontera con Melilla.

España intenta deportar ilegalmente inmigrantes heridos en Melilla, según ONG

04.02.2014 ·  · Prodein

Según informa la ONG PRODEIN, varios inmigrantes fueron devueltos a Marruecos ilegalmente minutos antes de la grabación de este VÍDEO, en el que se puede observar que, poco tiempo después de un salto masivo a la valla de Melilla, el día 15 de Enero, varios vehículos de la Guardia Civil transportan en sus maleteros a grupos de inmigrantes que han conseguido entrar en España, muchos de ellos heridos. Cuando llegan a un pequeña puerta de la valla, donde no hay cámaras de vigilancia se los intentan entregar a las fuerzas policiales marroquíes, quienes finalmente rechazan hacerse cargo de todos. Hay heridos que permanecen más de dos horas en el suelo y no se llaman a los servicios de urgencias.

Leer más
Guardia civil con bastón impide subir a la ancha a inmigrantes en el mar

El Juez cita al Delegado del Gobierno y al Jefe de Guardia Civil en Melilla por “deportaciones ilegales”

09.02.2014 · 

OTRO VÍDEO INÉDITO. Otra lancha de la Guardia Civil arrastra por el mar a varios inmigrantes hasta Marruecos tras impedirles subir a bordo . Por otra parte el Juzgado Nº5 de Melilla ha admitido a trámite y citado a declarar al Delegado del Gobierno y al Teniente Coronel de la Guardia Civil por una querella criminal por deportaciones ilegales de inmigrantes presentada por Coalición por Melilla y la ONG Prodein.

Leer más
Dos lanchas de la Guardia Civil española arrastran con un cabo a una patera con varios inmigrantes llegados a territorio español. En la lancha de la derecha se pueden ver más inmigrantes que luego fueron entregados en el mar a una lancha de  la policía marroquí.

La Guardia Civil entrega a Marruecos a los ocupantes de una patera que ya había llegado a Melilla

15.03.2013 ·  · (Melilla-Nador)

En la embarcación viajaban unos doce ocupantes, muchos de ellos menores, que habían llegado a la bahía de Melilla y se hallaban a la deriva a unos 15 metros de la orilla de la Playa de los Cárabos con la intención de ser vistos y auxiliados por los servicios españoles. Entre los inmigrantes supuestamente expulsados de forma ilegal, se encontraba Mohamed Kamara, guineano de 17 años, que aparentemente ya fue expulsado ilegalmente por la Guardia Civil el 14 de noviembre.

Leer más
sm_DSC0693

“Nos golpean con piedras en las rodillas y tobillos para que no saltemos la valla de Melilla”

26.10.2012 ·  · (Nador)

Tras un infructuoso salto a la valla de Melilla varios inmigrantes, con heridas recientes, denuncian que policías marroquíes han intentado romperles las rodillas y los tobillos para “quitarles las ganas de saltar” el muro metálico que separa Europa de África en la frontera melillense con Marruecos.

Leer más

 


Rafael Lara. Miembro del Área de Inmigración. 

En la noche del pasado 23 de julio se produjeron dos asaltos simultáneos de varios centenares de inmigrantes subsaharianos en la valla de Melilla. 120 de ellos lograron pasar y 20 tuvieron que ser atendidos por lesiones de diversa consideración en el hospital. Corría el rumor que, tras la visita del rey y las conversaciones mantenidas, el gobierno de Marruecos iba a comenzar una política de mano dura hacia los subsaharianos en su territorio. Efectivamente el tema estuvo en la mesa de discusiones entre los ministros que acompañaron al Rey en esta visita que se realizó el 16 de julio y cuyos resultados han quedado camuflados por el escándalo de la amnistía de Mohamed VI a un pederasta.

El día 24 y el 25 se repitieron los intentos de salto a la valla. En el tránsito entre ambos días unos 40 inmigrantes lograron pasar las vallas de un total de 125 que lo intentaron. Posteriormente fue encontrado por la guardia Civil el cadáver de un inmigrante de unos 30 años que no lo consiguió. Las escenas de 2005 volvieron rápido a la mente de muchos.

Imagen de la valla de Ceuta (foto APDHA)

Imagen de la valla de Ceuta desde el lado español (foto APDHA)

A las 5 y media de la mañana hubo una aproximación a las vallas de unas 300 personas que ni siquiera pudieron intentarlo ante el importante despliegue de las fuerzas marroquíes y españolas. Otro inmigrante muerto apareció en el lado marroquí de la valla.
No se crea que saltar la valla es un deporte. Es una acción de riego, sólo compensada por la esperanza de que la masividad de la misma, permita a algunos conseguirlo. Se trata de dos vallas separadas varios metros, de seis metros de altura, coronadas por alambre de espino y precedidas por la temible Sirga tridimensional. Muchos resultan heridos, algunos pierden la vida como se ve, bien en el intento o por resultado de la acción policial .

Inmediatamente se desató la rumoreada y anunciada represión sobre los inmigrantes subsaharianos en Marruecos. No era algo nuevo, porque la represión es una constante y hechos como estos ocurridos desde finales de julio, en pleno Ramadán, se vienen sucediendo desde hace tiempo en Marruecos. Ya a comienzos de julio, las Fuerzas Auxiliares marroquíes arrasaban con todo lo que encontraban a su paso en las laderas del monte Gurugú. Según los testimonios recogidos por las ONGs pudieron morir varias personas en esta operación.

Inmigrante herido (Foto MSF)Pero partir del 25 de julio se desata una ola represiva como hacía tiempo no se veía en Marruecos que alcanza a ciudades como Tánger (fuentes hablan de 300 personas detenidas tan solo en el barrio de Boukhalef), Ksar El kebir, Alhucemas, Taourit, Nador, e incluso Rabat.

La violencia desatada sobre los detenidos, niños y mujeres embarazadas también, fue considerable. Muchos fueron deportados y abandonados en el desierto de Argelia en la zona de Oujda, otros acabaron en prisión… Decenas de heridos tuvieron que ser hospitalizados y entre ellos otra persona muerta, en el hospital de Nador.

inmigrantes-300x296

Inmigrante herido (Foto Diario Digital Norte de África

Según denunciábamos la Red Migreurop, este acoso da lugar a escenas humillantes, incluso inhumanas, y a nadie le preocupa. En Tánger, una madre senegalesa con su hijo de dos años fue violentada en plena calle por las fuerzas del orden para ser conducida, casi desnuda, en un camión policial a su expulsión a la frontera de Marruecos con Argelia. Cerca de Nador, una refugiada ha sido obligada a abandonar a su bebé de siete meses en el bosque; otra tuvo que abandonar allí a uno de sus gemelos, de tres años.

Un profesor congoleño en Rabat, Alex Toussaint, fue detenido durante una redada en Tánger y empujado el día 24 desde una furgoneta policial en marcha; seis días después muere como resultado de la caída. Por su parte, la Red Chabacka denunciaba como Tina Melón, una joven de 16 años de Costa de Marfil, fue detenida el 1 de agosto en la Medina de Tánger llevada a un lugar del extrarradio en el que fue brutalmente violada por cinco policías.

Este clima de acoso, violencia y persecución policial se suma al crecimiento de las actitudes racistas en una parte de la población alentada por medios de comunicación y las propias autoridades marroquíes. Como muestra un botón: un inmigrante senegalés, fue muerto a puñaladas en un autobús por un marroquí que pretendía que los asientos eran para los marroquíes.

Imagen de Afrik on Line

Imagen de Afrik on Line

Creemos que es toda una estrategia perfectamente planificada. Se trata de la subcontratación de la “gestión de las migraciones” a un país que viola gravemente los derechos humanos y que ni quiere ni dispone de recursos para una gestión respetuosa con ellos. Sale más barato la represión indiscriminada y las deportaciones. No es que la UE mire hacia otro lado, es que conoce perfectamente la situación y es corresponsable de esta política xenófoba y racista.

Es un acoso continuo, diario. Acoso racista, acoso policial. Es violencia y represión. Y de vez en cuando, para cumplir más cabalmente sus compromisos con España y la UE, el Estado marroquí se tensa como impelido por un resorte y pone todo su empeño en machacar, deportar y violentar a las personas negras en Marruecos.

Una situación que se torna de auténtico terror, que impulsa los asaltos a la valla y la salida atropellada de centenares de personas, que se lanzan desesperadas a frágiles balsas de juguete para travesar los más de 14 km. que separan Europa de Marruecos en el Estrecho.

Fuente Salvamento Marítimo

Fuente Salvamento Marítimo

El incremento de balsas de juguete, pateras, polizones, entradas en Ceuta y Melilla a través de la valla… ha sido muy importante en estos primeros ocho meses del año. Según datos proporcionados a la SER, la Cruz Roja atendió algo más de 1.000 personas en la zona del Estrecho, en torno a 600 en Ceuta y alrededor de 500 entre Granada y Almería.

De forma muy mayoritaria las personas atendidas han sido subsaharianas (1.600) seguidas de argelinos (400) y marroquíes (182, de ellos 68 menores). De entre las personas subsaharianas destacaban las de origen maliense (203).

Del seguimiento que venimos haciendo la APDHA, también se aprecia un importante repunte de llegadas a Cádiz en estos primeros 8 meses de 2013 frente a idéntico período del año anterior. En total han sido interceptados más de 1.200 inmigrantes por Salvamento Marítimo o la Guardia Civil, a los que habría que sumar en torno a 100 personas que lo han intentado como polizones, bajos de camión, bajos fondos en coches, cruce irregular, etc…

Un porcentaje más ha logrado pasar sin ser detectados y aún hay otro porcentaje de personas que logran burlar los controles con documentación falsa.

Inmigrantes atendidos por Cruz Roja (Fuente EFE)

Inmigrantes atendidos por Cruz Roja (Fuente EFE)

Por otra parte se ha producido un notable incremento de la actividad de la Gendarmería marroquí durante todos estos meses, como resultado de los acuerdos con España y la Unión Europea. En torno a 700 personas han sido interceptadas por las fuerzas marroquíes en aguas del Estrecho en estos ocho meses (sin incluir sus acciones en torno a las vallas de Ceuta), muchas veces con la colaboración de la Guardia Civil o de Salvamento Marítimo español.

Ciertamente, la mayoría de las personas que han llegado lo han hecho en embarcaciones de las llamadas balsas de juguete. Se trata, como decíamos en nuestro informe correspondiente a 2012, de un método extraordinariamente peligroso, que sorprende que no haya provocado más víctimas (o las ha provocado, pero no hemos llegado a saberlo) pues son pequeñas embarcaciones más pensadas para jugar en la playa que para una travesía como es el Estrecho.

Pero a través de estas embarcaciones los migrantes sortean el papel de los pasadores, e incluso de las mafias. Ciertamente son estafados en muchos comercios, donde habitualmente estas balsas pueden costar unos 100 euros y les cobran entre seis y diez veces más, pero el coste resulta más asumible que pagar el viaje en una Zodiac, al repartirse el gasto entre un grupo bastante superior al que realmente es capaz de soportar la balsa. No obstante, según hemos podido saber, su venta en bazares está siendo cada vez más controlada por la policía marroquí, por presiones del gobierno español.

Naturalmente, en la continuidad o en el incremento de los flujos migratorios por el Estrecho, [que no aumenta más en buena medida gracias a la acción de las fuerzas marroquíes tanto en tierra como en el mar, en la mayoría de los casos con graves vulneraciones de los derechos humanos hacia las personas a las que interceptan], influyen otros factores que se refieren a la situación por la que atraviesa el Sahel o el Norte de África.

Por ejemplo, el conflicto de Libia ha conmocionado a toda la región y, junto a decenas de miles de desplazados, ha provocado movimientos de grupos armados en la árida y difusa frontera que separa Libia, Argelia y Marruecos por el Norte y Mauritania, Malí, Niger y Chad por el Sur. Pocas dudas caben de la influencia de esta enorme conflictividad en el desarrollo de los flujos migratorios que vivimos y viviremos en los próximos años en el norte de África y en todo el África subsahariana.

Argelia por su parte, ha seguido una política de reformas políticas y de concesiones económicas, aparte de la aplicación de importantes medidas de control y seguridad, para frenar los conatos de revueltas similares a la de otros países árabes de la zona. Pero esas políticas no están dando los frutos que demanda la población por lo que decenas de miles de jóvenes tan sólo ven la emigración como salida a una situación sin muchas esperanzas.

El conflicto en Malí, por su parte, ha causado cerca de 350.000 refugiados que han huido del país, mientras que cerca de otros 700.000 son desplazados internos según el embajador de Malí en España [5]. Y entre todos ellos 250.000 niños y niñas. ¿Extraña que entre los inmigrantes llegados a nuestras costas, la segunda nacionalidad sea la de Malí?

Campo de refugiados malienses en Brukina Fasso (Fuente AFP)

Campo de refugiados malienses en Brukina Fasso (Fuente AFP)

Pero Malí era en buena medida el punto de confluencia de las rutas que los migrantes tomaban para llegar a las costas de Marruecos o Argelia. Localidades como Kao, Kidal o Tombuctú, nudos importantes en estas rutas, son hoy mucho más difíciles y peligrosos de transitar. O como Tamnrasset en el sur de Argelia (y relativamente cercano a Ilizi, donde se produjo el ataque terrorista a la planta de gas en Enero pasado) más complicados ahora de practicar

El drama de la inmigración clandestina continúa y no se detiene. Pese a la externalización del control de fronteras hacia gobiernos tan poco respetuosos de los derechos humanos como Marruecos. Pese a las multimillonarias inversiones para implantar todo tipo de sofisticados equipos o para el despliegue de las fuerzas de control de fronteras, desproporcionados para la magnitud de lo que se quiere controlar.

Pero ciertamente, la situación en el Sahel y en el Norte de África y las cruentas violaciones de derechos humanos que se están produciendo en nuestras fronteras, nos hacen temer lo peor en los próximos tiempos.

 

Más información en Periodismo Humano:

(AP Photo/Marcos Moreno)

Con la vida pendiente de una balsa de juguete

01.05.2013 · 

Centenares de inmigrantes han sido recogidos en el Estrecho en decenas de balsas de juguete en las últimas semanas a causa de por la “brutal represión” marroquí. Os recordamos el reportaje sobre la realidad de las “barcas de juguete”, un cúmulo de historias de vida diferentes;  aunque todos los pasajeros de las “toys” comparten algo, la esperanza de un futuro mejor y un pasado atravesado por las violaciones de derechos humanos. Un grupo de siete y nueve personas puede pagarlas, los amigos se juntan, cotizan, compran sus chalecos y lo intentan. No hay grandes redes detrás.

Leer más

“En Europa hablan de crisis, pero siempre será mejor que vivir tirados en este bosque y mendigar para comer”

18.06.2013 ·  · (Nador, Marruecos)

La liberiana Aissatou, junto a sus cuatro hijos, es la única mujer de todos los campamentos del monte Gurugú, donde sus compañeros esperan para poder saltar la valla de Melilla y entrar así en Europa. “Sé que no puedo saltar la valla y menos con cuatro hijos, pero tampoco puedo pagar una patera o un coche para pasar la frontera y no estoy dispuesta a venderme para lograrlo. Sólo quiero que mis hijos tengan un futuro y disfruten de una vida digna”.

Leer más
s DSC1936web

Costó 2.000 euros operar a Gastón, pero con 10 se habría librado de la brutal paliza

10.06.2013 ·  · (Nador, Marruecos)

La generosidad de organizaciones y particulares ha permitido salvar la vida de un joven camerunés que recibió una agresión inhumana cuando intentaba saltar la valla de Melilla. Ha tenido que ser operado de urgencia en una clínica privada porque el hospital público de Nador no garantizaba su recuperación después de que ocho gendarmes se ensañaran con él porque no llevaba el dinero suficiente para sobornarles, según declaró, como sí pudo hacer alguno de sus compañeros.

Leer más
Dos lanchas de la Guardia Civil española arrastran con un cabo a una patera con varios inmigrantes llegados a territorio español. En la lancha de la derecha se pueden ver más inmigrantes que luego fueron entregados en el mar a una lancha de  la policía marroquí.

La Guardia Civil entrega a Marruecos a los ocupantes de una patera que ya había llegado a Melilla

 15.03.2013 ·  · (Melilla-Nador)

En la embarcación viajaban unos doce ocupantes, muchos de ellos menores, que habían llegado a la bahía de Melilla y se hallaban a la deriva a unos 15 metros de la orilla de la Playa de los Cárabos con la intención de ser vistos y auxiliados por los servicios españoles. Entre los inmigrantes supuestamente expulsados de forma ilegal, se encontraba Mohamed Kamara, guineano de 17 años, que aparentemente ya fue expulsado ilegalmente por la Guardia Civil el 14 de noviembre.

Leer más
sm_DSC0693

“Nos golpean con piedras en las rodillas y tobillos para que no saltemos la valla de Melilla”

26.10.2012 ·  · (Nador)

Tras un infructuoso salto a la valla de Melilla varios inmigrantes, con heridas recientes, denuncian que policías marroquíes han intentado romperles las rodillas y los tobillos para “quitarles las ganas de saltar” el muro metálico que separa Europa de África en la frontera melillense con Marruecos.

Leer más

 


Por Asociación Pro Derechos de la Infancia (PRODEIN)

Texto Belén Amador Fotos José Palazón

El caso de Mohamed Ziane no es, por desgracia, un hecho aislado. Nacido en los alrededores de Fez, una importante empresa melillense le ofreció trabajar como vigilante por cuatrocientos ochenta euros, día y noche, y a cambio de contratarlo legalmente. Él no tuvo problema en trasladarse junto a su familia a las instalaciones de la compañía con la esperanza de conseguir un contrato de trabajo que le permitiese pedir el permiso de residencia. Este documento, sin embargo, nunca llegó y durante más de diez años han vivido en condiciones infrahumanas.

Han pasado dieciséis años desde que Hamed comenzó a trabajar como vigilante en una importante empresa de metal melillense, y hasta hace cuatro confiaba en que le harían un contrato de trabajo con el que podría solicitar el permiso de residencia. “Yo ya estoy viejo y me da igual, pero es importante para mis hijos”, insiste este marroquí nacido en los alrededores de Fez, ya que sin este documento ni siquiera puede escolarizar a sus seis pequeños quienes asisten a la Residencia de Estudiantes Hispano Marroquí, un centro no exige la nacionalidad española a los alumnos. Tampoco tienen derecho a la sanidad y cuando alguno de sus hijos, su mujer o él mismo se han puesto enfermos los han atendido gracias a algún trabajador, que a título individual, les ha facilitado acceder a un médico. “Siempre hay gente buena, de corazón blanco”, nos dice Hamed sin dejar de sonreír.

Tal vez, por eso, en ningún momento dudó de su antiguo jefe, y no tuvo problema en trasladarse, junto a su familia, a una pequeña construcción situada en el mismo almacén que tenía que vigilar. No le sorprendió que para entrar, en vez de llamar al timbre, se golpease la pared, sonido del que se hace eco una antena que tienen justo al lado de su hogar.
Nunca se quejo de que sus seis hijos tuvieran que dormir en la misma habitación, de la humedad de las paredes, de no disponer de agua caliente o de tener que estar pendiente todo el día, por cuatrocientos ochenta euros, de la mercancía de la empresa. Unas condiciones infrahumanas que a priori cualquier persona rechazaría, pero que él y su esposa Zhara aceptaron con la esperanza de que su contrato de trabajo llegaría, pero no fue así, sino todo lo contrario. “El dueño de la empresa vino a finales de dos mil ocho y me dijo que las cosas iban a cambiar, que yo vendría a trabajar, pero que me llevara a los niños y a mi mujer a Beni-Enzar”. Decisión que tomó el propietario de esta compañía, nos aclara Hamed “por miedo a la Inspección de Trabajo”. Su respuesta, esta vez, seguramente no fue la que el empresario esperaba, “le dije que no tenía a dónde ir y que si me echaba me tendría que dar lo mío”. Él se negó y fue entonces cuando este trabajador decidió contactar con un abogado. Desde ese momento la empresa lo obliga a abandonar la pequeña casa en la que vive y le ha puesto varias denuncias.

“Dicen que estoy robando la luz”, nos dice señalando el cable que va desde el almacén a lo que es su vivienda. Él, por su parte, reclama lo que la empresa, por dieciséis años de trabajo, le debe. Lo que inevitablemente no le devolverán es el tiempo, los días, que ha dedicado a un empleo que no le ha permitido a esta familia vivir en unas condiciones dignas ni desarrollar su vida plenamente. Prueba de ello es que Zhara prácticamente no habla castellano, al vivir aislada en este patio, no ha tenido la oportunidad de relacionarse con nadie.

Mientras tanto, con la orden de deshaucio paralizada y a la espera de que el juez dicte sentencia, Zhara y Hamed no dejan de repetir “Inshallah” (Si Dios Quiere), con el convencimiento de que, esta vez, se les reconozcan sus derechos. Atrás queda el miedo por el que han estado callados todos estos años, algo que ya, por suerte, es historia.