Toma la palabra

Ruta contra el racismo y la represión

Actualización 6 Septiembre

Protesta frente Juzgados de Oviedo

Ayer viernes medio centenar de personas convocadas por la Ruta contra el racismo y la represión nos movilizamos en Oviedo contra las detenciones de inmigrantes en las propias dependencias de la Oficina de Extranjería, cuando acuden a presentar papeles para su regularización.

Tras leer y repartir un comunicado en los juzgados -el lugar donde jueces como Luengos han decretado en las últimas semanas el internamiento y la deportación de personas que habían sido detenidas del modo antes citado-, acudimos a la propia Oficina de Extranjería.

Defensores de los inmigrantes protestan dentro de las oficinas de Extranjería de Oviedo lugar donde se detiene a inmigrantes al ir a regularizarse y se les deporta.

Una parte de la gente entró en la planta baja a corear consignas contra la política migratoria -¡Cárceles, redadas, CIEs y fronteras, así se construye la riqueza europea!-, mientras otra parte permanecía en la calle con una pancarta y respondiendo a preguntas de algunos medios de comunicación.

Enseguida apareció un contundente despliegue policial, que procedió a la identificación de muchas de las personas que estaban dentro de Extranjería. A pesar de ello, se logró permanecer un buen rato en el edificio, prolongando las protestas y repartiendo panfletos entre quienes trabajan allí y quienes acuden a hacer trámites diversos.

A la salida de esta acción, nos encontramos con la noticia de que uno de los inmigrantes víctima de estas detenciones en Asturies, acaba de ser deportado a Senegal desde el CIE de Aluche (Madrid). Por ello aprovechamos este momento para reiterar nuestra denuncia de las actuaciones policiales -dirigidas por el Delegado de Gobierno, Gabino de Lorenzo- así como de la complicidad de jueces que, lejos de garantizar los derechos de todas las personas, forman parte del perverso y miserable engranaje que hace posible los internamientos y las deportaciones.

5 de Septiembre

Hace ya varios años que diversos colectivos sociales fundamos la Ruta contra el racismo y la represión para denunciar el hostigamiento policial y judicial sufrido por la población inmigrante. El escaso número de inmigrantes que ha recibido Asturies en estos inicios del siglo XXI –nunca más de 50.000 personas, menos del 5% de la población-, contrasta con las reiteradas redadas racistas de la policía, con las numerosas detenciones y confinamientos en los calabozos, y con las decisiones judiciales que decretan el encierro de inmigrantes residentes en Asturies en Centros de Internamiento para Extranjeros y aprueban su expulsión del país en macabros vuelos de deportación.

A lo largo de este verano, la Brigada de Extranjería, siguiendo las órdenes de la Delegación de Gobierno, dirigida por Gabino de Lorenzo, ex-alcalde de Oviedo por el PP, ha elevado aún más su persecución a la población inmigrante en Asturies. Su nuevo “método” es la detención de inmigrantes en el momento en que acuden a regularizar su situación a las oficinas de Extranjería. Así han sido detenidas, por no tener “papeles”, al menos cinco personas en las últimas semanas, y deportadas o confinadas -con la complicidad necesaria de los jueces- en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche en Madrid, una cloaca del Estado peor que cualquier cárcel. El pasado sábado 24 de agosto, por ejemplo, el juez Luengos decidió el internamiento de un chico senegalés y de otro pakistaní. Este mismo juez ya había decretado en el mes de julio la deportación de otros dos inmigrantes detenidos también al ir a regularizar su situación. Ambos fueron expulsados pocos días después de una decisión judicial que les sitúa en un absoluto desamparo, pues es posible que su permiso de residencia sea aprobado mientras ellos se encuentran ya fuera del territorio del Estado al haber sido expulsados.

Es urgente responder a esta intensificación de la represión, que incluso pasa por encima de las propias leyes avaladas por este supuesto estado de derecho. No podemos quedarnos en silencio mientras la Delegación de Gobierno, la policía y los jueces cometen estos actos. Menos aún ahora que vemos que la frontera también se puede ver desde el otro lado, con tanta gente que tiene que emigrar de Asturies y del Estado español para buscarse la vida.

Por todo ello convocamos una concentración el viernes 6 Septiembre, 11h, frente al Juzgado de Guardia en Llamaquique, Oviedo donde se están decretando los internamientos y las expulsiones.

(4) Comentarios

  1. en europa todos somos extranjeros, somos turistas venidos desde Africa

  2. [...] “Los detienen dentro de las oficinas de Extranjería al ir a regularizarse y después los deportan… [...]

  3. [...] Es urgente responder a esta intensificación de la represión, que incluso pasa por encima de las propias leyes avaladas por este supuesto estado de derecho. No podemos quedarnos en silencio mientras la Delegación de Gobierno, la policía y los jueces cometen estos actos. …  Sigue leyendo [...]

  4. Sin menospreciar el contenido del artículo, tema terrible y que necesita de más publicidad, quisiera comentar un tema lingüístico.
    “Asturies” es el modo en que se dice “Asturias” en ciertas zonas de Asturias y territorios limítrofes. En castellano, lengua en la que este artículo está escrita, se dice “Asturias” con ‘a’. Aunque a mí me encante hablar con la ‘e’ en lugar de con la ‘a’ cuando estoy en mi casa de Gijón, creo que es un error bastante feo cuando se mezclan formas del habla que no tienen por qué estar mezcladas. Parecido a leer “A Coruña” y no “La Coruña”, aunque esto ya está mucho más normalizado… No creo que empecéis a hablar de “England”, “Österreich” o سوريا

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa