Toma la palabra

Santiago Bastos

Antropólogo social especializado en Guatemala

  • El terror provocado por empresas transnacionales en Guatemala
  • El antropólogo social Santiago Bastos pide a la comunidad internacional que atienda a la grave situación que están viviendo los periodistas y los defensores de derechos humanos en Guatemala, acosados, amenazados y agredidos por las multinacionales –en este caso de la minería– y sus responsables, algunos de ellos miembros destacados del Ejército.

El pasado jueves 22 de noviembre se dio un paso más en el proceso de provocación e intimidación que realizan en Guatemala las empresas nacionales como transnacionales para imponer sus proyectos con respaldo y apoyo del gobierno. En este caso fueron las acciones de Kappes, Cassiday & Associates -“KCA” – Exmingua S.A. en contra los pobladores y comunidades de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc que llevan varios días en un paro pacífico en el lugar conocido como La Puya para mostrar su oposición a las actividades mineras en su territorio.

Prensa Libre publicó el viernes 23 una escueta nota titulada “Enfrentamientos en área minera” en la que informaba de que “los disturbios” “no dejaron lesionados graves”. Y en Siglo 21 apareció otra titulada “Se caldean ánimos por la minera” en que dice que “empleados de la empresa” y “vecinos de San José del Golfo, estuvieron a punto de enfrentarse a golpes”.

Sin embargo, no fue exactamente así. Desde el mediodía del mismo día 22 circulaba una nota del Centro de Medios independientes en que informa que comunicadores de este medio y del CUC, Waqib Kej y CPR Urbana habían sido amenazados “con lincharlos, que les van a cortar las manos para que no sigan tomando imágenes”, que “las amenazas llegaron incluso a ser de muerte y linchamiento si no nos retiramos de lugar”, y  que “también golpearon en la cara a una líder comunitaria y a otro comunitario lo agarraron entre varios para golpearlo”.

La nota venía acompañada de unos vídeos que mostraban todos estos hechos de primera mano, sin trampa ni cartón. En el primero se ve llegar a un grupo de personas uniformadas con playeras grises y cascos azules, mientras al fondo se oyen los cánticos religiosos con que pacíficamente los espera la población que protesta. Estos supuestos trabajadores de la empresa, van dirigidos por un personaje de casco amarillo y altavoz en mano grita:

“…vamos a demostrar que somos gente que no se deja arrastrar por esos malditos, que no les tenemos miedo, y que sus cámaras y sus pendejadas no les tenemos miedo…. Respetamos los derechos humanos pero nos encontramos a estos malditos insultándonos con sus cámaras … Partida de maricones, huecos…”

La gente le vitorea mientras siguen los cánticos religiosos del otro lado. Entonces se da la vuelta hacia la cámara, a su lado se coloca un muchacho de playera blanca, y continúa, mientras le apunta con el dedo:

“los (no se entiende) los vamos a respetar, pero a estos maricones, jamás. Más a este peludo, a este (no se entiende) arrastrado, no lo vamos a respetar. Le tiembla la mano al hueco éste. Si sigue grabando va a ser el provocador de que toda esta mierda estalle y estalle ahorita”

Imagen de previsualización de YouTube

En el segundo vídeo en medio de un tumulto, el hombre del casco amarillo se dirige a una mujer –una dirigente comunitaria- y le grita, siempre con el altavoz: “¡¡¡apaga esa mierda!!!, ¡¡¡apaga esa mierda!!!”. Deja el altavoz y a menos de un metro, con las venas hinchadas y los ojos desorbitados, le vuelve a gritar “¡¡¡apaga esa mierda!!”, mientras con gran valentía ella resiste pacíficamente.

Este personaje es Pablo Silas Orozco Fuentes, exteniente del Ejército de Guatemala y empleado de la empresa minera KCA-Exmingua S.A. El otro personaje con casco amarillo que estaba ese día entre el tumulto era el coronel José Vicente Arias Méndez; y en días anteriores, quien los dirigía era otro coronel: Mario Ricardo Figueroa Archila, aparentemente es gerente de Exmingua S.A.

Al ver estos vídeos sentí miedo de verdad, de ese miedo que se sube de repente por la espalda. Aquí los tienen para que ustedes los puedan ver también, para ver si como a mí, se les erizan los pelos cuando el exteniente grita “Partida de maricones, huecos….” con la actitud prepotente de quien sabe que puede actuar así porque el poder le protege. O cuando vean la mirada de odio que dirigió a la mujer, un odio reconcentrado que le quiebra la voz. Que comprendan el miedo de verdad que debió sentir toda la gente que pacíficamente defendía sus derechos o el que debió sentir el camarógrafo que realizaba su trabajo.

Y para que ustedes sientan miedo ante la actitud gregaria y de autómatas de la gente que le acompañaba, de quienes desde la subordinación se mostraban eufóricos con la posibilidad de sentir como suyo un poquito del poder del militar.  Además de una botellita de cola y una tostada -y seguramente algo de guaro-, pueden sentir el poder actuar en contra gente como ellos que en ese momento son mostrados como el “enemigo”. Eso da mucho miedo

Hostigamiento en la Puya from Esta tierra es nuestra! on Vimeo.

Sentí miedo por los muchachos, amigos míos algunos, que eran objeto de las amenazas. Miedo por esa mujer y los pobladores de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc que volvían a probar en el cuerpo el sabor de la represión, la impunidad y el abuso de un militar contratado como perro guardián y rabioso. Y sentí miedo por todos nosotros, por lo que nos espera en Guatemala

Cuando uno ha seguido mínimamente la oposición de población de San José del Golfo y el vecino San Pedro Ayampuc a las actividades de KCA-Exmingua S.A en su territorio, sabe del atentado a Yolanda Oquelí en julio pasado, del plantón pacífico que comenzaron hace poco más de un mes en La Puya, y de la forma de enfrentarlo pacíficamente. Entonces, se siente miedo al ver lo que la empresa minera KCA-Exmingua S.A está dispuesta a hacer para lograr poner en marcha sus actividades por encima de la voluntad de los pobladores. Es impresionante y muy peligroso que esta empresa contrate impunemente a profesionales de la violencia –el exteniente Silas y el marero Franklin Francisco Morataya (que aparece con playera blanca)- para provocar y agredir a quienes se oponen a su voluntad de lucro.

Miedo porque la gran mayoría de los guatemaltecos no sabe, no tiene ni idea de que todas estas cosas están ocurriendo; de que a escasos kilómetros de la capital se dan estos actos. Esta forma de esconder la realidad sólo se puede explicar pensando que los medios masivos de comunicación no quieren que se conozcan. Es muy peligroso que estén dispuestos a ocultar cómo se amenaza y reprime a quienes, fuera de sus intereses corporativos, sí quieren darlo a conocer.

El delito de querer calllar a quien hace una labor periodística en este contexto, como lo hizo el exteniente Silas, es algo terrible. En cualquier sociedad que se jacte de democracia, la opinión de la academia, la intelectualidad o la prensa estaría movilizándose mínimamente. Días antes se apresó a Marisol Morataya por documentar fotográficamente el abuso policial a vendedores de la calle, tampoco hubo mayor muestra de indignación ¿es esto síntoma de que esta violencia ya es normal? Eso es muy peligroso.

Y miedo, mucho miedo, porque las autoridades no sólo permiten que estas cosas ocurran, sino que con su anuencia silenciosa dan pie a la impunidad con la que actúa el exteniente Silas frente a tanta gente indefensa. Es muy peligroso que las autoridades permitan estas formas de violencia ilegal y las legitimen con el uso de la violencia “legal” como ocurrió hace muy poco tiempo en Totonicapán, en Santa Cruz Barillas, con los estudiantes normalistas, en esa lista cada vez más larga que desgraciadamente todos conocemos.

Porque el miedo ante las voces y los gestos de el teniente Silas aumenta cuando sabemos que este hecho no es en absoluto algo aislado ni extraño estos días, que forma parte de toda una cadena de actuaciones de cuerpos de seguridad públicos y privados, legales e ilegales, militares y paramilitares, que muestran el más absoluto desprecio por la gente que actúa de forma pacífica, llegando a poner en riesgo sus vidas.

Pero lo que me dio más miedo de todo, fue la capacidad de odio que puede haber en una mirada y en una entonación; la forma en que esa ¿persona? era capaz de dirigirse a esa mujer. Al verlas, pensé que la idea del “enemigo interno” no era un concepto que habita en los libros, sino que estaba muy dentro de la cabeza de ese militar, capaz de cualquier cosa.

Desde acá me sumo al llamado a los y las periodistas nacionales como internacionales, a que activemos la solidaridad y usemos la palabra para pronunciarnos a favor de la libre expresión y de quienes hacen la labor desde los medios independientes y sociales.

Más vídeos, fotos y entrevistas

El centro de medios independientes informa de agresiones y amenazas a nuestros compañeros en La Puya 

En la Puya se encuentran nuestros compañeros comunicadores realizando su trabajo, miembros del Centro de Medios Independientes del CUC, WAQIB KEJ Y CPR URBANA están amenazándoles la vida, de muerte, diciéndoles que “les van a sacar la mierda” les amenazan con lincharlos, que les van a cortar las manos para que no sigan tomando imágenes y que si siguen ahí entonces van a violentar a la gente y a ingresar por la fuerza. “violan el libre derecho de información al agredir física y verbalmente a los comunicadores que estamos presentes en La Puya. Las amenazas llegaron incluso a ser de muerte y linchamiento si no nos retiramos de lugar.”
Esto es por parte de trabajadores de la empresa la empresa Kappes, Cassiday & Associates -“KCA” – Exmingua S.A. Utilizan el mismo discurso de criminalización del poder acusándolos de “comunistas”, también hicieron referencia y amenazas al compañero de UDEFEGUA Antonio Catalán con sus nombre y organización, aún cuando éste no está presente diciendo que el organiza a la gente.
También golpearon en la cara a una líder comunitaria y a otro comunitario lo agarraron ente varios para golpearlo.
Alertamos de que está a punto de ocurrir una tragedia ocasionada por dicha empresa, que en este momento está representada en el lugar por el militar Pablo Silas Orozco. Esto es claramente una muestra de la impunidad que existe en Guatemala donde una empresa puede actuar delictivamente, amenazar y contar con el respaldo gubernamental.
 Paradójicamente mientras esto ocurre en un hotel de la capital, se encuentra Roxana Baldetti; Francisco Dall’Anese, jefe de la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la Fiscal General, Claudia Paz y Paz en una actividad de la red IFEX ALC en la presentación anual de un informe sobre Impunidad en donde se habla de agresiones contra la libertad de expresión.
Denunciamos la violación a nuestros derechos como ciudadanos y comunicadorxs independientes a informar, comunicar y expresarnos libremente. Exigimos y alertamos nuevamente a las autoridades gubernamentales, Ministerio Público y Procuraduría de Derechos Humanos a investigar y resolver los problemas que está ocasionando esta empresa, ante todas luces bajo la impunidad, falta de acción gubernamental y respaldo abierto, pues han desplegado cada vez que han podido las fuerzas del Estado en contra de la población.
Hacemos un llamado a las redes de periodistas independientes y éticos que informan a favor del pueblo, a las organizaciones, a la opinión nacional e internacional a pronunciarse para evitar más violencia, más sangre y más injusticias en contra el pueblo de Guatemala.
Vea los vídeos de los hechos violentos ocurridos en La Puya durante el jueves 22de noviembre 2012:

Defensoras de DDHH fueron agredidas violentamente por mineros

Imagen de previsualización de YouTube

Personeros de EXMINGUA amenazaron a comunicadores en La Puya
Imagen de previsualización de YouTube

KCA EXMINGUA amenazo a comunicadores en La Puya
Imagen de previsualización de YouTube

La empresa minera Kappes, Cassiday & Associates -”KCA” — Exmingua S.A. viola los derechos humanos:
Imagen de previsualización de YouTube

Otras páginas que puede visitar con información de lo que ha estado sucediendo en San Jose Del Golfo y San Pedro Ayampuc contra la Resistencia pacifica del FRENAM en La Puya.
Marcha Indígena, Campesina y Popular

Centro de Medios Independientes CMI Guatemala

Comunidades de Población en Resistencia C.P.R. urbana>Santa Cruz Barillas Resiste

>Waqib´Kej

(5) Comentarios

  1. carmen balzategui

    les deseo exito en su lucha no violencia a las comunidades de guatemala que desean proteger sus tierras de la mineria.
    AUPA!!!!!

  2. [...] Communities Sustain Non-violent Resistance to Gold Mine As the one-year mark of the mining license for the El Tambor gold mining project in San Jose del Golfo and San Pedro Ayampuc came and went, residents continued their non-violent resistance to the mine. Men, women and children have maintained a human roadblock since March 2012, prohibiting mining equipment from entering. They remain steadfast in their rejection of the mine, for the health and environmental implications – among others –  it will have for generations to come. In mid November 2012, EXMINGUA, the Guatemalan subsidiary of the US-based mining company, began paying people from surrounding communities to gather at the roadblock to provoke the protestors. The former Colonel who runs EXMINGUA and his deputy were at the scene almost every day, shouting profanities at the peaceful protestors and trying to incite violence. The communities resisted provocation and national and international organizations accompanied them day after day. They have asked the Guatemalan government to hear their demands and ensure their safety. In support of the right to protest and seeking a peaceful solution, GHRC organized a call campaign, letter writing campaign, brought community leader Yolanda Oquelí to speak at the School of the America’s Watch vigil in Georgia and did direct advocacy with the US government. [...]

  3. MF

    Aqui un documental sobre el inicio de la resistencia en la Puya: http://www.dailymotion.com/video/x164dw6_progreso-7-oro-armas-y-resistencia_news

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa