Toma la palabra

por José A. Pérez, guionista y autor de mimesacojea.com

El viernes ejercí de espía. Pasé varias horas pateando las calles, fumando y fingiendo hablar por teléfono con cara de pasaba por aquí. En realidad estaba rondando, junto a otros sabuesos amateurs, las puertas de varios garitos de Bilbao. Era parte de una acción de SOS Racismo que se desarrollaba simultáneamente en varias ciudades europeas. El objetivo: que periodistas y blogueros presenciáramos los atropellos racistas y xenófobos que tienen lugar en las puertas del ocio nocturno. Y los presenciamos. Vaya si los presenciamos.

La estrategia, igual en todas las ciudades, era como sigue. Dos chicos árabes, convocados de SOS Racismo, intentaban entrar en un local. Luego, dos negros. Luego, dos latinos. Por último, dos blancos. Mi labor como espía consistía en presenciar lo que allí sucediera para documentarlo y para ejercer, en su caso, como testigo. De los nueve bares que pusimos a prueba, los latinos consiguieron entrar en ocho. Los negros, en tres. Los árabes, solo en uno. Los blancos, por supuesto, pudieron entrar en todos sin el menor problema.

Resultó que cada portero tiene su librillo a la hora de mantener la pureza racial del local que custodia. En ocasiones es una fiesta privada, de ésas que permiten el acceso a cualquier blanco pero a ningún negro ni, mucho menos, a un árabe. Otras veces la realidad es mucho más explícita y un ni negros ni árabes resuelve cualquier posible malentendido.

Descubrimos locales donde solo negros y árabes pagan entrada. Son órdenes del jefe, se excusaba un portero. Si dejo pasar a uno, luego entra otro, y luego otro, se me llena el bar de árabes y los de aquí no entran. Tengo dinero, dijo nuestro gancho marroquí. Me da igual. Y márchate, que no quiero jaleo. El portero de uno de los bares era árabe, y en árabe se dirigió a nuestros ganchos para decirles: llevo una semana contratado. Si os dejo pasar, me voy a la calle.

Nuestros ganchos estaban repletos de historias que recordaban con risa triste en el camino de un bar a otro. Los brazos que aferran sus bolsos cuando se sientan en una terraza. Las dependientas de Zara y de Blanco pegadas a sus talones. La soledad del asiento de metro y autobús. La sospecha permanente. La mirada desconfiada. El moro y el mono y el extranjero.

Historias que cruzan España entera, de sur a norte, hasta detenerse en Bilbao donde, me dijeron, la vida es un poco menos hostil que en la meseta. ¿Es racista España?, pregunto a un marroquí que fuma a mi lado descansando entre una humillación y la siguiente. Aquí, me dice, hay gente mala y gente buena, igual que en Marruecos. Y aquí, igual que en Marruecos, hay más gente buena que mala. Pagan justos por pecadores, le digo, pero no me entiende.

Dentro hay una fiesta de la universidad, miente un portero, ¿tú sabes lo que es la universidad? Las hojas de reclamaciones, por favor. Uf, vete tú a saber dónde están, vosotros esperad aquí, ni se os ocurra entrar, ¿eh?

Voy a poner que me habéis llamado hijo de puta, dice el dueño de un bar a dos chicos árabes enarbolando las hojas de reclamaciones. Y los espías nos desvelamos, y el dueño se pone nervioso y no me toquéis los cojones. ¿A quién hay que hostiar?, balbucea un mulo borracho que no trabaja en el bar pero está dispuesto a pegar por él. Y mira a los árabes, y murmura algo, y el dueño le grita métete en el bar y no me jodas, que me buscas más problemas.

La noche es agotadora, sobre todo para nuestros ganchos, que desdramatizan de pura rutina. Ya estamos acostumbrados, se encogen de hombros, es lo de siempre. La tensión es tal que, sobre la marcha, decidimos que nueve bares son suficientes. Lo que se quería demostrar ya está demostrado. Hay racismo y xenofobia en la noche bilbaína, implícita y explícita, frontal y por la espalda. Así que decidimos celebrar el desastre tomando algo todos juntos, árabes, negros y blancos. Y lo conseguimos, previo pago de cinco euros por cabeza.

Deben de ser las cuatro de la mañana cuando el marroquí de la mirada triste se me acerca, copa en mano, y me dice: “Unos pocos malos y ya todos malos. Corazón se rompe.” Justos por pecadores, le digo. Y esta vez, creo, me entiende.

Jose A. Pérez

Más info:

Lee el reportaje “Aquí no entran negros ni moros

(79) Comentarios

  1. Sergio

    Pues a mi me parece que es una cuestión de clasismo. Tenemos miedo horrible a la pobreza, como si fuera un mal endémico, que se pega con acercarte a una persona pobre. Por eso, cuando pasamos al lado de un mendigo ni le miramos, como si no existiera, porque así es como evitamos el contagio.

    La cuestión racial, pues sí, puede ser un ligero matiz, pero el clasismo es lo que determina. Estaría bien probar con gente que apeste a dinero, y verás como sea de la “raza” que sea no les ponen problemas para entrar. Porque al jeque millonario nadie le dice “lárgate moro”, o porque al negro más negro nadie le dice que no si viene con petróleo o diamantes africanos.

    España se ha vendido al capital, ahora solo importas, solo se mide tu calidad como persona por el tamaño de billetera.

  2. delfin

    muy bueno el artículo pero me queda una duda, el moro, el negro y el latino eran todos hombres ? si hubiesen sido mujeres tu crees que la entrada a los locales hubiera sido más fácil ? yo creo que sí.

  3. [...] no entran negros ni moros“, y el guionista y bloguero José A. Pérez, que escribió “Fiesta de blancos“. Ambos textos se publicaron tanto en Periodismo Humano como en Pikara Magazine. También [...]

  4. Una chica sin tacones

    También creo que principalmente es una cuestión de clasismo. Seguramente ciertos moros de Marbella no tendrán el mismo problema en las discotecas.

    En cambio discrepo con Delfin. Olvidándonos de las razas, prueba a ver qué pasa si quiere entrar una chica mona con tacones y luego, coge a la misma chica y vistela, peinala como una jarritxu y a ver si entra.

  5. Playeras Blancas

    Como se ha dejado intuir por ahí, es cierto que quizás el estudio habría sido más completo de haber incluido mujeres y “clases sociales”.

    También es cierto que la discriminación en este caso la realiza un gorila de discoteca, que no destaca precisamente por su C.I. y sus sentimientos. En ambas facetas, se parece más a un tiesto que a un humano. ¿Que sigue órdenes? Su jefe probablemente esté más avanzado en la escala evolutiva: le concedo tiesto con planta.

    Dejé de ir a pubs y clubs cuando ellos decidieron que el color de mis playeras, blancas inmaculadas, era suficiente para discriminarme del resto de mis amigos y sociedad. Eso demuestra el gran criterio que adoptan estos locales a la hora de aceptar clientes.

    Ahora bien, que los 3 párrafos precedentes y 600 más que se puedan escribir, no serían capaces de demostrar que en España no hay racismo.

  6. Olalla

    En el Garibaldi (A Coruña) me echaron y, al llegar a la calle, me dijeron “y q conste q no es pq seas venezolana”. Nooo, los cojones.

  7. delfin

    chica sin tacones, que es una jarritxu, perdona mi ignorancia.

  8. [...] también un post del autor del blog Mi Mesa Cojea, que actuó en colaboración con SOS Racismo como espía. Cuando quieran, que nos manden un listado [...]

  9. realista

    Será injusto, pero lo cierto es que con la gran mayoria de “moros” que te encuentras en bares nocturnos, no tienes mas remedio que vigilar la chamarra, bolsos etc, porque al menor despiste te la juegan.
    No me extraña que se meta a todos en el mismo saco, porque el colectivo se lo ha ganado a pulso.
    Y luego está el tema de las ayudas, si cualquiera de nosotros no tenemos trabajo ni paro, nos quedamos con una mano delante y otra detras. Aqui en vizcaya cada magrebi entre 18 y 29 años recibe 1000 euros de ayuda por no dar ni golpe. En ocasiones, empadronados sin vivir aqui para cobrar la ayuda.
    Si quereis mas datos, en bilbao el 55% de los crimenes y el 90% de las violaciones son realizadas por jovenes magrebies.
    Y pasaros por el barrio de San Francisco en el horario de cambio de turno de la policia, a ver de que raza son el 99% de los que trapichean.
    ¿hay, o no hay razones para impedirles la entrada?

  10. sirmarkuel

    Pues sinceramente, Kami, creo que tus pensamientos son honorables, pero no estoy de acuerdo con algunos de ellos. Yo también sigo manteniendo que hay mucha gente en la construcción que ahora mismo está trabajando sin alta en SS(sea cual sea su raza), por lo que creo que en este punto te equivocas. ¿Confundir al personal? ¿encubrir el racismo con eufemismos? Para nada, lo es racismo para mí, digo que lo es y hay mucho, pero uno de los grandes defectos que tenemos es interpretar que muchas cosas que no son racismo tienen un transfondo racista. El pensamiento de un empresario es simple, aunque tu creas que es enrevesado para perjudicar a los extranjeros, y es que él quiere sacar el máximo beneficio con el mínimo coste y hará lo que sea para conseguir ambas cosas (ya sea contratar negros, latinos, blancos… o pedir la materia prima a tal pais o productos elaborados a cual pais). Esto si lo quieres ver bien, y si no, pues no puedo hacer mas para intentar que lo valores de esta forma.

    Con respecto a lo otro, yo no he pretendido poner a la misma altura el mal llamado “racismo inverso”, y si se ha interpretado así no es lo que quería. Lo que quería decir es que si no nos ponen en las narices lo que queremos oir, nos ponemos nerviosos y para sacar las estadísticas que les interesan omiten el género femenino (como ya han dicho antes), los bares conflictivos para blancos (como ya mencioné) y así obtener su gran estadística “trampeada” o “a medias”, como lo quieras ver, y así todos tranquilos sabiendo que nosotros los blancos no tenemos ningún problema en ningún sitio, que es lo que se puede deducir también según como se plantea.

    ESO es lo que pretendo denunciar, el “trampeo” en las estadísticas. A lo mejor soy “abogado de causas perdidas” pero me gusta intentar ver toda la realidad.

    Que en sabadell no hay ningún problema en bares latinos para los blancos, pues GENIAL, un sitio menos donde existe. En Madrid, tristemente los hay. Yo tuve que salir de un bar latino cuando intenté comprar tabaco y se me quedó mirando todo el bar y el camarero se negó a darle al mandito para accionar la máquina. A lo mejor en ese caso también el blanquito (osea yo) fue racista con ellos…ummm va a ser que no

    Mi novia vive en un barrio “transformado” a latino y tengo que acompañarla todos los fines de semana, porque si no lo hago, muchas veces la acaban diciendo cosas o se ponen en medio de su camino. Por esa regla de tres, podría tachar a los latinos de tal o cual cosa, pero no lo hago, porque entiendo que son una minoría, que hace mucho ruido, pero una minoría.

    Amigos, las cosas por su nombre

  11. Manu

    Oye, “realista” (Tiene cojones, el nick)…

    ¿Tienes alguna fuente para esos datos de criminalidad de magrebíes en Bilbao? Quiero decir, aparte de “Lo he oído por ahí” y “Soy un racista de mierda” que son las dos fuentes más habituales para ese tipo de estadística.

    En lo de las ayudas sociales ni me meto, porque cualquiera que sepa leer te ve el plumero desde kilómetros de distancia.
    (Pista: Si no las pides, fijo que no te las van a dar.)

  12. una más

    Estos foros estan bien… creo que es muy necesario hablar, para poder transformar la separación en union, yo tb pienso que hay racismo en españa, sea por x, z o y… y esto no quita que tb hay otros tipos de discriminación, como algunos comentais, sexismo, clasismo… así como problemas de delincuencia… que tb los hay: yo me siento persona y como tal tengo prejuicios (diferente a ser racista, creo que no lo soy….) però tengo prejucios que me trabajo para reducir-los pq parece logico pensar que hay de todo en todas partes, però inconscientemente la construcción de imagen con concepto nos hace classificar la sociedad en bueno y malo en funcion de una caracteristicas, y la verdad visto lo visto hay mucho que trbajar, seamos del lado que seamos (blancos, negros, amarillos, rojos, o el color que sea…), però para empezar estaria bien recordar que este concepto de ser de un lado o de otro tb es un concepto construido, el MUNDO ÉS UNO y LA HUMANIDAD UNA, deiversa i plural, yo animo a todos/as a mirar a las personas de una en una pq todos formamos parte de la sociedad en la que vivimos y por tanto algo que opinar ya seamos los primeros en llegar o los últimos…

    besos a todos/as y espero que pronto seamos todos/as más empaticos y humanos…

  13. e.coli

    creo q todo esto no es un problema de razas sino de humanidad, valga narices que la definición de humanidad sea buena cuando el hombre es un lobo para el hombre y para todo lo demas…
    yo sé que si vamos a cualquier pais arabe (y digo arabe porque son los que conozco a fondo) un hombre blanco o mejor aún una mujer blanca como soy yo será automaticamente invitada a irse en casi cualquier sitio, a eso lo llamamos cultural a lo que ocurre aqui racismo…no pero me parece lo mismo, todas las razas son racistas con las demas y eso parte de nuestra condición humana, aunque sea una pena.

  14. “un gorila de discoteca, que no destaca precisamente por su C.I. y sus sentimientos”

    Vaya, esto es prejuicio de clase… pues seguramente el hombre obedece las órdenes del jefe y ni es un gorila ni un idiota ni un sádico (habrá algunos que sí son unos cabrones, igual que los hay entre profesores universitarios).

    Mal está la xenofobia y el racismo, pero también está mal, y hasta resulta más snob, este tipo de desprecio social de clase…

  15. Ricardo Cuevas Vela

    El artículo no está mal. Lo único, creo que ha sobrado lo de que en Bilbao hay menos racismo. ¡Venga hombre! Me ha sonado a las palabras de Savino Arana cuando comparaba al maqueto español con el vizcaino. Por cierto, estoy convencido de que hay tanto racismo aquí como allí. Pero allí no hay nadie que haga vuestra labor. No le pondré nombre.
    Un saludo

  16. jun

    “realista”, yo he trabajado en multitud de ongs y he tenido contacto con casi todas las Administraciones, ¿me puedes decir de dónde coño te sacas eso de que “cada magrebi entre 18 y 29 años recibe 1000 euros de ayuda por no dar ni golpe”? ya en serio, ¿de dónde? ¿cómo se puede afirmar tajantemente semejante idiotez?

  17. metodológico

    Hay que llamarlo “acción” porque no hay nada menos específico que lo que se ha hecho. Como casi siempre, el periodismo español “himbestiga” a su manera. Es decir, cogemos unos amiguetes y probamos en los bares que ya sabemos que les van a decir que no entren y luego nos sacamos de la chistera una conclusión ad hoc. No vamos a otros porque entonces nos jode el resultado efectista que buscamos. Muy profesional.

    Tengo amigos marroquíes que incluso organizan fiestas para ganarse unas pelas, de lo bien relacionados que están en el ambientillo de la noche. Así que lo del racismo me parece una soberana tontería.

    No me han dejado entrar en innumerables bares por mis pintas y soy de un blanco prístino y lechoso, cristiano viejo si se prefiere. Eso sí, no me sale de las narices arreglarme para salir. Pues en según que sitios no entro. Pues vale, pero no me hago el mártir, joder que es simplemente una juerga, no una necesidad vital.

    En mi ciudad (vivo muy al sur) hay bares de salsa cuyo reclamo son precisamente los sudamericanos, mientras muchos antros que conozco solo dejan entrar precisamente a sudamericanos.

    Sé de fiestas organizadas en Marbella “solo para árabes de pasta” en los que solo podían entrar ellos y chicas monas españolas que se prostituían. Ni un español (varón) podía entrar en esas discotecas para ver lo que pasaba dentro. ¿Racismo inverso?

    Y todo eso sé que son solo anécdotas. Casos puntuales. Pero parece más fácil generalizar y quedar muy guay.

    Estoy completamente de acuerdo con “chica sin tacones” en que es simple clasismo y que lo autores de la “himbestigasió” simplemente no tienen ni idea de metodología alguna. Pero queda guay dárselas de “espía” y hacer periodismo de “himbestigazión”.

    El español es clasista por tradición. No saberlo es de una ignorancia supina. Confundirlo con racismo es malintencionado. Que sí, que habrá casos también de racismo, pero que hay muchos otros de todo lo contrario, de multiculturalidad y mestizaje. Así que si esta “himbestigasión” es la mejor prueba del racismo que se puede dar, me quedo muy tranquilo del poco racismo que hay.

  18. Daniel

    Una de las razones por la que el último pais de Europa que visitaría sería España ..quien quiere ir a esa mierda , despues de que son los ” latinos ” los que promueven su cultura e idioma y son lo que son es gracias a ellos , se dan el lujo de discriminarlos , púdranse en el infierno

  19. Santiago

    De acuerto con la persona que dice que hay más clasismo que racismo, que sí que lo hay, pero ¿habéis hecho la prueba con “blancos” aparentando poco poder adquisitivo?. Lo de los autobuses y el metro no me lo creo, al menos en Barcelona (donde el usuario de metro debe estar repartido al 50% entre inmigrantes “evidentes” y autóctonos) NUNCA he visto ese huevo del que habla el texto, y van ya muchos años.

    Sigo. A mí, me han negado la entrada a un Bar de latinos donde quería tomar un café, diré más, si que entré, pero pedí un café y me dijeron que no tenían (era obvio que sí, ya que estaban utilizando la cafetera en ese momento). Y era un bar normal, no un bar musical.

    ¿Qué pagan justos por pecadores?, cierto, pero en mis 46 años de vida solo he sufrido dos robos con intimidación, y precisamente…

    Insisto en que es más clasismo que otra cosa, casi cada fin de semana salgo a fotografiar con un par de latinos y un árabe, entre otros, y me llevo de “coña” con ellos, nos dejamos material bastante caro y ya me lo devolverás. Lo que no se me ocurriría es sacar la cámara a la vista (de las réflex grnades) en un barrio de gitanos rumanos que hay en mi ciudad actual (Badalona), no me duraba ni dos minutos.

    Por cierto ¿habéis viajado un poco?.., Ser español en Alemania y en Inglaterra es muy divertido.

  20. [...] es sólo el primer párrafo de la entrada Fiesta para blancos que José A. Pérez, autor de Mi mesa cojea, publica en Periodismo humano. Tuitea [...]

  21. @Realista

    Pues por esa misma regla de tres, a los chavales blancos que conozco en Vizcaya que son de estatus socio economico bastante alto por familia, que venden cocaina, ketamina etc y que veo apedrar a txosnas, comportarse como animales, coger sus carros totalmente borrachos para volverse de casa del Image, Fever etc, tambien se les deberia impedir la entrada, no? De los mas sinverguenzas que conozco, muchos son blancos!

  22. Obrerodespedido

    Gracias a la inmigracion me veo en la calle.Me han echado a la calle y han contratado a un extranjero por la mitad de dinero.Realista llevas razon en todo lo que dices.Ya me gustaria ver a todos estos hijos de papa buscandose la vida.No dejemos que nos quiten nuestro futuro!!! Saludos desde Bilbao.

  23. Ejemplo de integracion.Todos a chupar del bote.

  24. Obrerodespedido

    http://www.terra.com.ar/canales/informaciongeneral/89/89356.html

    Aqui en Euskadi se rien de nosotros.Que asco.

  25. antonio

    Eh amigo pues nada vete a cracovia o a cualquier ciudad polaca y mira como no dejan entrar en algunos sitios solo por ser españolito, ¿ o eso no es xenofobia ? anda que dais asco progres de salon.

  26. The particular windfall advantage of these plans is even bad collectors could also grab this chance. Therefore even you’ve got poor credit score nothing is to concern yourself with.

  27. [...] Tienes la columna completa, con el desastroso desarrollo de la noche, en periodismohumano. [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa